lunes, 12 de septiembre de 2016




Aitor Osuna, artista donostiarra que ya hizo acto de aparición en SergioOpina escasos meses atrás, está de lanzamiento: hoy ve la luz en Youtube su segundo álbum de estudio, Thrill. Esta entrevista, sin ir más lejos, se concibe como conmemoración de dicha edición.

Esta es la segunda ocasión en la que eres recibido en este blog en forma de entrevista, Aitor. ¡Es todo un placer!

El placer es mío, Sergio. Ya sabes que nos hemos convertido en buenos compañeros musicales, y me hace mucha ilusión estrenar este disco contigo.

Efectivamente, seguidores míos, el donostiarra invitado de hoy regresa al panorama musical con su segundo álbum de estudio, Thrill, el cual es puesto hoy a la venta. La intrigante fotografía añadida previamente corresponde, ni más ni menos, que a su portada. Es asombrosa, ¿cierto? ¿Cuál es su trasfondo, hasta qué punto supone la primera representación de lo que podemos encontrarnos a la hora de indagar en el disco?

Hay ciertos pasajes del disco que están más relacionados con la estética y el mensaje de la portada, que remarca los temas más oscuros y alternativos como pueden ser Virgo o Thrill. La portada trata de expresar una nueva etapa más experimental y más madura, además de todo lo que encierra la palabra "thrill", que para mí transmite entrega, sexualidad, oscuridad, pasión...Creo que tanto la portada como su mensaje dicen mucho de mi yo más interno.



Son casi dos años los transcurridos desde la publicación de tu debut, aquel Unfit. Evidentemente, la percepción de un ser humano de sí mismo con 28 años no es la misma que la concepción establecida cuando, como en tu caso, se está a punto de alcanzar la treintena. ¿Qué es lo que ha cambiado en Aitor Osuna desde entonces, y de qué manera ha influido ello en el proceso creativo de tu nuevo trabajo?

No creo que mis gustos y mi personalidad hayan cambiado tanto de Unfit a Thrill...Quizá en Unfit quería quitarme una espinita de años atrás, cuando escuchaba música más teen, y ya tenía enormes ganas de llevar a cabo muchas ideas musicales. Siendo así, Unfit era una manera de finiquitar mi pasado musical y, con Thrill, he desarrollado un estilo musical más parecido a la música que puedo oír hoy en día. Por otra parte, después del primer trabajo, me siento un poco más artista y eso hace que me lance a hacer música un poco más profesional.

Dicha transición entre ambas producciones discográficas es notoria, indudablemente, al sumergirse en todas y cada una de las doce pistas que componen el nuevo trabajo del artista. Thrill Prayer Intro, la introducción de menos de un minuto de duración, supone una primera toma de contacto más que sorprendente y, por momentos, casi escalofriante. ¿Qué mensaje de bienvenida es el deseado antes de iniciar esta viaje musical?

Eso es parte del juego. El que quiera saberlo tendrá que adivinarlo por sus propios medios, jeje. Me pareció muy interesante poder hacer público algo tan privado, sin que la mayoría de la gente llegue a percatarse. Solo diré que basta con invertir la canción.

Vaya, ¡una pista bastante delatora! Es curioso que, al desvelar algo de privacidad para ti, dicho corte vaya sucedido en el tracklist por La Verdad. Se trata del primer single de tu proyecto y, sin lugar a duda, se ha convertido en uno de tus temas insignia. ¿Hay alguna verdad o curiosidad que quieras compartir, de forma anecdótica, con los lectores de SergioOpina?

Bueno, un mensaje que creo que es importante y refleja este tema: tenemos que afrontar quienes somos, que quizás la gente que tanto queremos y el lugar que nos vio crecer no es nuestro sitio. Eso es afrontar la verdad.



Adentrándonos aún más en las entrañas de tu nuevo proyecto encontramos una propuesta tan hipnótica como lo es Virgo (Swimming In Your Dark), o Cover of Glass, una pista que presume de una de las producciones más destacables del disco. En comparación con tu anterior proyecto, ¿se ha incrementado la complejidad del proceso creativo?

No...Básicamente trabajo de la misma manera, incluso con los mismos instrumentos virtuales, pero trato de meter más voces porque veo que en la electrónica, la voz supone una parte orgánica que aporta mucho más que mil sonidos electrónicos. Los coros son un gran aliado para que un tema suene a himno. Por otra parte, en este disco en general, he dedicado más tiempo a la producción que a la composición de los temas. Es decir, en cuanto a acordes, la mayoría de los temas son más sencillos que en Unfit, pero a nivel de producción, las canciones de Thrill llegan a un clímax máximo y acaban sonando más "redondas".



Dicha mejoría e implicación instrumental es apreciable, en especial, en el tema que ha sido anunciado recientemente como tercer single de Thrill: Just How We Do. Sin duda alguna, se reafirma como un himno desde su primera escucha, y es que se presta a ir de la mano de su correspondiente vídeo musical: ¿hay alguna posibilidad de ello?

Es lo que pensaba hacer desde un principio, pero me temo que la propia canción te hace imaginar un gran estudio, algo frenético, lleno de gente. Y, debido a los escasos medios, me temo que no pueda conseguir un vídeo a la altura de lo que representa la canción. De todos modos, aún pienso en ello...

Quizá, a nivel conceptual, resultase más sencillo producir un clip para Thrill, ubicado en el ecuador del álbum homónimo y, sin lugar a duda, no solo representativo del mismo en lo que respecta a su contenido, sino también en cuanto a los géneros que el citado proyecto incorpora.

Esa era la opción sencilla, jaja. Con el tema Thrill me imagino un vídeo sugerente pero muy minimalista y, por supuesto, en blanco y negro. La verdad es que así me lo había planteado.

A continuación, hacen acto de presencia tanto My Holy Star, uno de los momentos más atractivos del conjunto de cortes, como Dancin' On My Sh*t, una invitación a la pista de lo más sugerente. Son considerables las diferencias entre ambas, en especial cuando esta última es uno de los escasos up-tempos presentes en Thrill. ¿Te sientes más cómodo en composiciones bailables, en mid-tempos o en baladas?

Siempre tiendo a hacer mid-tempos. La verdad es que no se me da muy bien hacer temas bailables. A menudo me pasa que eso requiere tirar de recursos fáciles y muy estándares que, a nivel creativo, me parecen aburridos. Siendo así, en cortes como Dancin' On My Sh*t, trato de hacer un tema más movido pero que siga siendo interesante a nivel rítmico. De hecho, ese es el principal atractivo de este tema.



Otra de las pistas más sorprendentes de tu nuevo disco es Girls, que ocupa dentro del tracklist la décima posición. Sensual y sombría a partes iguales, acapara la atención del oyente desde sus primeros segundos. Este registro, nutrido de múltiples influencias, viene como anillo al dedo a tu personalidad como músico, y hará de la canción una de las preferencias instantáneas de todo aquel que disfrute de tu nuevo trabajo. ¿Qué hay detrás de dicho corte?

Girls es un tema que se me ocurrió un día que fui a ver Insurgente al cine, y estábamos rodeados de chavalas de 16 años, más o menos, jaja. Siempre me han fascinado las chicas. Como e comportan entre ellas, para bien o para mal, el mundo artificial en el que se ven obligadas a vivir...Como dice el tema, "solo es una chica de 17 años con pensamientos estúpidos, pero hay un fluir mágico en su manera de sentir". En Unfit ya estaba el tema Woman como oda a la mujer y, en este caso, se trata de Girls, una canción en la que lo he querido reflejar de manera más sugerente. Me pareció interesante la idea de tratar sobre las chicas como hombre y como algo sexual cuando, en realidad, mi fijación hacia ellas no es para nada sexual.



La canción protesta también tiene lugar dentro de Thrill, un aspecto sin precedentes en tu carrera. En concreto, dicho particular elemento forma parte de Dinero: una desgarradora balada que, ejerciendo el papel de segundo single del álbum, se reafirma como una crítica personal ante el capitalismo que incide en la más que imperante globalización económica que vivimos. Su revelador vídeo hace hincapié, aún más, en dicho concepto. ¿Hasta qué punto el dinero ha corrompido a nuestra sociedad? ¿Es, definitivamente, para bien o para mal, el eje sobre el que rota nuestro mundo?


Supongo que el egoísmo y la maldad del ser humano es inevitable, ya desemboque en desigualdad económica como en cualquier otra cosa. No soy una persona especialmente "protestante" y, tampoco pretendo ponerme de lado del que tiene, ni del que no tiene. Más bien trato de plasmar la realidad de forma neutral. En realidad, el mensaje de Dinero está más dirigido a criticar al oyente que no a los políticos, millonarios, etcétera. Lo más importante del mensaje es que vivimos controlados en un círculo vicioso que jamás nos hará felices y, la mayoría de nosotros, ni siquiera nos damos cuenta. Del mismo modo, nos enseñan a ser más egoístas y más individualistas, para que no metamos los morros en los asuntos importantes que otros manejan por nosotros, mientras seguimos pensando en qué coche vamos a comprarnos, o dónde nos iremos de vacaciones. 



Thrill concluye con Hold Me Tight (El origen de La Verdad), una versión de La Verdad cuyo elemento protagónico, además de tu voz (la cual también está sujeta a más experimentos y juegos varios en esta ocasión, con respecto a tu anterior álbum) es un piano, dejando al margen los sintetizadores y el deje de electrónica tan esencial en la versión lanzada como single. ¿Fue esta variación originada antes? ¿Cuál es el motivo por el que supone el cierre del tracklist?

Hold Me Tight figura como bonus track porque me parece muy interesante redescubrir lo que fue el trabajo original, que transmite cosas muy distintas incluso hablando de lo mismo y teniendo la misma melodía vocal. Como balada me parece un temazo, tanto como en versión electrónica, y no podía quedar como desecho. Cierto es que es mucho más minimalista, y no ha sido desarrollada más allá, porque parte de la gracia es que se vea como "el anteproyecto de La Verdad".



Una vez realizado este interesante recorrido, si no por todas, a través de la inmensa mayoría de pistas que componen tu nueva producción discográfica, ¿cuál es la sensación que experimentas tú, como su creador, compositor y vocalista, tras una escucha de Thrill? ¿Cómo lo definirías de cara al público, y a todos los oyentes deseosos de descubrir nuevas creaciones musicales?

Diría que Thrill es un disco de pop independiente en el que a veces se juegan cartas más comerciales, pero también se toma la libertad de saltar a otros estilos muy dispares. Es una música libre de clichés y te gustará si te gusta la música más allá de la moda y los grupos sociales.

Por otra parte, mi sensación cuando oigo Thrill es de saciedad. Siento que he alcanzado a plasmar todas mis inquietudes musicales y he vomitado todo lo que se me removía por dentro desde hace tiempo. Por supuesto, eso no quiere decir que vaya a dejar de hacer música, pero veo como cada vez voy atinando más en mi estilo, y cada vez iré centrándome más en un género. De momento, en Thrill se trataba de experimentar. Ahora mismo no sé de qué tendré ganas con siguientes trabajos, pero por lo que voy haciendo (ya tengo canciones nuevas en curso), creo que cada vez me aproximaré más a la balada, a un estilo más acústico y quizás al español. Lo bueno de todo esto es que es un proceso totalmente libre, impredecible y en el que se aprende de uno mismo.



El hecho de que haya nuevos temas en camino es bastante inspirador, ¿eres un trabajador innato, un artista inquieto, por decirlo de algún modo?

No hay duda alguna de que soy muy trabajador. Imagínate lo que supone llegar de tu trabajo y meterte a componer y producir solo un disco entero. Artista inquieto, pues también, supongo que eso depende de las etapas de la vida de cada uno. Ahora mismo, personalmente, sí que me encuentro en un momento de no querer perder el tiempo y sacarme el máximo partido, como si esto fuese a contrarreloj. Lo bueno es que me lo tomo sin miras a futuro, y hago lo que me apetece, cuando y como me apetece.

Como bien señala el famoso dicho, "por amor al arte", ¿cierto? Debe ser una experiencia tan gratificante como agotadora, al formarse una rutina como tal. Al margen de tus influencias típicas, ¿hay algún solista o banda que haya influido de manera más notoria en este nuevo trabajo? E, indagando en el panorama musical actual, ¿existe algún disco o artista en particular que destacarías entre una selección de las creaciones más memorables de este 2016?

No podría decir que el disco, a rasgos generales, se haya visto inspirado por ningún artista en concreto debido a la gran variedad que hay. Solo puedo decir que, cada vez, me gusta más la trayectoria que están cogiendo mega estrellas como Beyoncé o Rihanna, en la que se olvidan un poco de conseguir hits, y se preocupan más por hacer música de artista. Cada vez me gusta más el R&B/rap/soul con tintes electrónicos y, cómo no, mucha oscuridad, jaja. Estoy especialmente enganchado a ANTi de Rihanna, que a pesar de parecer un disco a medio acabar en un principio, es uno de los más creativos.

Respecto a hacer las cosas por "amor al arte", pues sí, es agotador en el día a día. Pero, en realidad, aunque nadie me conociera el día de mañana, creo que todo habría valido la pena, solo por ver la cantidad de trabajos que he hecho y de los que sentirme orgulloso.



¡Por supuesto! No me cabe ni la menor duda de que todo el trabajo realizado, las horas y la creatividad invertida carecen de precio. Me congratula haber disfrutado de esta extendida conversación en tu compañía, eres un artista merecedor de ser descubierto. ¡Te agradezco tu dedicación! Ahora es el momento de disfrutar de la satisfacción del trabajo elaborado con esmero, cuyo fruto es Thrill. Toda la suerte del mundo en esta nueva etapa de tu carrera, Aitor.

AO: Gracias, Sergio. Te deseo lo mejor a ti también con el blog que, a fin de cuentas, es un trabajazo diario al que también hay que ponerle mucho "amor al arte". Muchas gracias por todo el apoyo y la valoración.



Thrill es el segundo álbum de estudio de Aitor Osuna, el cual se encuentra disponible en forma de streaming en su canal de Youtube y que, próximamente, verá la luz tanto en Spotify como en iTunes. El conjunto de doce pistas, que incorpora también la colaboración con Max Morales y Joaquín Jauregui, Era, está repleto de cortes a destacar: desde el misticismo y la sensualidad que plagan Girls, hasta la bomba de relojería que es Just How We Do, pasando por una composición pop, casi en su totalidad, como My Holy Star, entre otras composiciones. En definitiva, una caja de sorpresas merecedora de ser descubierta. 
Continuar leyendo