miércoles, 11 de marzo de 2015



Aquí estoy, roto en dos
En un mundo en silencio sin tu voz
Confiando en que te haré regresar
Hoy no sé dónde estás
Pero siento tu luz al despertar
Demasiado amor para no luchar

Y ahora que estoy sin ti
Caminado entre espinas pero me hacen fuerte
Lo que no daría hoy
Por ser más virtuoso para merecerte

Te querré, con mi verdad
Aprendiendo a darme sin esperarte 
Un momento para amar y mil para sanar
Cuidando de nuestro amor
Te querré, sin desistir
Aceptando errores que tú perdones
Y aunque ahora estar sin ti 
Sé que esta soledad me ayudará a mejorar

21 días sin ti
Con el eco de un salón vacío
Solo mi soledad me escucha llorar

Hoy no me lamentaré
Lo que no te mata te hace más fuerte
21 días de soledad 
Fueron suficientes para volver a nacer

Te querré, con mi verdad
Aprendiendo a darme, sin esperarte
Un momento para amar y mil para sanar
Cuidando de nuestro amor
Te querré, sin desistir
Aceptando errores que tú perdones
Y aunque ahora estar sin ti 
Sé que esta soledad me ayudará a mejorar

Te querré, sin desistir
21 días de soledad
Oh, demasiado amor, para no luchar
21 días de soledad...

Precedido tanto por "La Que Nunca Se Rinde" como por "Welcome", apenas habiendo transcurrido un mes desde que este último fuese publicado (a la par que su propio vídeo musical), ¡Marta Sánchez continúa inmersa en la más que satisfactoria promoción de "21 Días", su séptimo álbum de estudio, el cual fue lanzado el pasado 24 de febrero!

Una vez habiendo realizado una aparición en El Hormiguero, así como en distintos programas españoles y, tras llevar a cabo varias firmas de discos, es lanzado el tema que podríamos confirmar sin inconveniente alguno como el tercer single extraído del mismo. ¡Y mis queridos seguidores, no es otro que aquel que en un primer momento creíamos que desempeñaría la función de segundo sencillo del más reciente disco de la Reina del Pop español: la homónima "21 Días"!

No obstante, no se trata específicamente de aquel tema que podemos disfrutar dentro de la colección de 12 pistas de la que en su momento fue integrante de Olé Olé, sino de una versión del mismo que cuenta con la colaboración de Carlos Rivera, con el que protagoniza un dueto cuyo estreno tuvo lugar algunas semanas atrás, que fue puesto a la venta en iTunes el sábado 7 de marzo (donde podéis adquirirlo por el módico precio de 0,99€) y que ocupa, además la décima tercera posición dentro del tracklist del formato físico del álbum.

¡A esta sorpresa, quizás algo repentina, pero agradable, hay que sumarle el hecho de que Marta llevará a cabo en Fuerteventura el rodaje de un nuevo corte visual! ¿Quizás para "Amor De Fuego" o "Cowboy Kate"? ¡Tendremos que esperar para comprobarlo! Mientras tanto, disfrutemos del nuevo material del que nos ofrece la cantante: una pista interpretada por dos voces que, juntas, ofrecen un resultado sorprendente, y un corte visual simple pero que no requiere absolutamente nada más para una pista basada en una dolorosa ruptura, intercalando escenas cargadas de ternura con otras en las que podemos comprobar cómo la pareja no atraviesa su mejor momento. ¡Espero que lo disfrutéis! 

Continuar leyendo

martes, 10 de marzo de 2015




Tres años tras la publicación de aquel despreocupado “MDNA” y tras atravesar una peliaguda etapa que ha predominado debido a las filtraciones de material discográfico, incluso inacabado, Madonna regresa a la industria fonográfica con nuevo material.

Esta ocasión, tenemos ante nosotros“Rebel Heart”, su décimo-tercer álbum de estudio, que supone un nuevo giro a nivel sonoro con respecto a su anterior álbum. Si bien, como es usual en sus producciones, persiste el Pop que tanto le caracteriza, en esta ocasión coquetea con distintos géneros en concreto, algunos de ellos incluidos dentro de lo que es el mundo Urban (musicalmente hablando).

Si bien en un primer momento se ideó un álbum con dos CDs, uno que mostrara la faceta más rebelde la artista, y el otro en el que aquellas pistas de mayor carga sentimental tendrían lugar: finalmente, a pesar de que la distribución de canciones no persigue dicha idea, a nivel conceptual todas estas pistas forman un equilibrio entre ambas personalidades de la Reina del Pop, la cual considera como esenciales. Tratándose de su colección de temas más amplia, contiene 14 pistas en su Edición Estándar, 19 en la Deluxe y una nada desmerecida cantidad de 25 temas en total en la Súper Deluxe. 


“Living For Love”, encargado de dar comienzo de forma tanto elegante como rompedora a “Rebel Heart” es, a su vez el primer single publicado del mismo, con lo cual podríamos considerarla como una pista clave dentro de esta nueva etapa discográfica.

Encarna musicalmente el empoderamiento propio tras un desliz amoroso en el que, por unas causas u otras, la artista no salió muy bien parada. ¡Y es que, aquellas personas que dañan nuestros corazones se convierten con el paso del tiempo en auténticas referencias para no volver a cometer los errores de nuestro pasado! Impregnado totalmente de la esencia de la Reina del Pop y conteniendo notables influencias House, podemos apreciar en él incluso reminiscencias a previos trabajos suyos. Y, si bien no es el más llamativo corte que podemos descubrir dentro de este nuevo disco, es un tema memorable (aunque algo difícil de digerir) y su producción es tanto sutil como efectiva.


Consta de su propio vídeo musical, que adapta distintas simbologías y contiene continuas referencias a la cultura taurina, como ya lo hiciese en aquel “Bedtime Story” (1994); en esta ocasión, la cantante encarna a una brava torera que destruye a todos sus adversarios, finalizando con la animada ovación de su público y una cita del pensador Nietzche, con el fin de reivindicar el maltrato animal que es llevado a cabo a día de hoy en muchísimas partes del mundo, así como la no aceptación dada entre nosotros, los humanos, etc. A pesar de no poder considerarse como uno de los más grandes videoclips que haya creado, la predominación de los tonos rojizos, las coreografías ejecutadas y la energía que desprende la cantante hacen del mismo un corte visual atractivo, ¿no creéis?

“Bajé la guardia, caí en tus brazos, olvidé quién era, no escuché las alarmas. Ahora estoy de rodillas, sola en la oscuridad: me cegué con tu juego y me disparaste al corazón.

Me elevaste al cielo y dejaste que me hundiera. Ahora que ha acabado, voy a continuar. Me apoyaste y me viste derrumbarme. Después del dolor de corazón, voy a continuar viviendo por el amor, viviendo por el amor, no me voy a rendir. Voy a seguir viviendo por el amor, viviendo por el amor, no voy a parar, porque el amor me va a apoyar.

El amor…”.         


9,5/10



Careciendo de la instantaneidad de la que sí podrían disfrutar algunas de las otras canciones pertenecientes a esta colección de temas, “Devil Pray” se corona como una de las propuestas más sorprendentes del disco, con una fórmula no tan comercial, aunque no por ello menos fascinante.

Destacando entre otros aspectos gracias a su instrumental, cuya intensidad aumenta conforme nos acercamos a su estribillo, el cual desemboca en un break la mar de interesante, crea una atmósfera oscura y cautivadora a partes iguales.

Una curiosa y metafórica reflexión acerca de las drogas en la que la artista nos invita a meditar acerca de su consumo, sus consecuencias y el objetivo que nos planteamos al momento de sucumbir ante sus efectos. ¿Realmente alcanzaremos la plena felicidad gracias a ellas? ¿Nos acerca a nuestros propósitos? Quizás nuestros intereses contrasten y se vean nublados entre las múltiples sensaciones que pueden transmitir. ¿Por qué no adentrarnos todos en una fase de aceptación que consiguiese elevarnos hasta la plena satisfacción?

“Y podemos fabricar drogas, fumar hierba y beber whisky. Sí, podemos hipnotizarnos y drogarnos. Y podemos esnifar pegamento, tomar éxtasis y beber ácido. Perdernos siempre, sin camino a casa.

Sí, podemos correr y escondernos, pero no encontraremos las respuestas. Si te hundes, recibirás ayuda por el camino: pero, si quieres salvar tu alma, deberíamos de viajar todos juntos y hacer que el diablo rezase”.

10/10



Habiéndose escogido como el segundo single de “Rebel Heart”, nos encontramos con la tercera pista del mismo, uno de sus momentos más encantadores y, probablemente, la que es para mí la joya del mismo: tengo el placer de presentaros, en el caso de que no os hayáis adentrado a disfrutarla, a “Ghosttown”.

Se trata de una Balada Electrónica (y quizás la mejor pista de dicho estilo que haya podido crear desde hace bastantes años) repleta de emociones y matices cuya interpretación vocal, desgarradora y cargada de fuerza, así como su exquisita producción, dan lugar a una maravillosa composición que, mis queridos seguidores (por extraño que parezca) me hizo derramar alguna lágrima la primera vez que la escuché.

Su puente, que por momentos recuerda al fantástico “Ray Of Light” (1998), así como sus preciosas estrofas y su vigoroso estribillo sintonizan a la perfección con la historia que Madonna nos cuenta: la permanencia de un eterno amor que sobrevive a todos los obstáculos dispuestos a destruirlo, apreciable por la permanencia de dos almas que, juntas, vagan en las ruinas de una ciudad que ha experimentado la más dura apocalipsis. ¡Sublime!

“Todo se ha ido al infierno, pero tenemos que permanecer fuertes, vamos a apoyarnos. Este mundo se ha convertido en polvo, todo lo que nos queda es el amor. Podría empezar con nosotros cantando una nueva canción, teniendo algo con lo que ilusionarnos.

Sé que estás asustado esta noche, nunca abandonaré tu lado. Cuando todo caiga, cuando todo se destruya, seré tu fuego cuando las luces se apaguen. Cuando no haya nadie, nadie más alrededor, seremos dos almas en una ciudad encantada. Cuando el mundo se enfríe, seré tu manta: deja que nos apoyemos el uno sobre el otro.

Cuando todo caiga, cuando todo se derrumbe, seremos dos almas en una ciudad encantada”.

10/10



De no haber sido por la existencia de “Living For Love”, la cuarta pista del disco podría haberse desempeñado como el primer corte promocional del mismo, ¡y es que hubo incluso momentos en los que seriamente, se planteó dicha posibilidad!

Incorporando el Dancehall, así como considerables influencias de Reggae (sin precedentes en su extensa y variada discografía, por cierto), “Unapologetic Bitch” se convierte en una de las más bailables propuestas dentro del álbum. ¡Su instrumental es épico, por no hablar del momento tan único dado tras el segundo estribillo: es la despreocupación transformada en un tema de la Ambición Rubia!

Pudiendo haber sido influida tanto por su más reciente relación amorosa como por su último matrimonio, es toda una declaración de intenciones en contra de un hombre que no supo valorarla debidamente y que no hizo más que brindarle distintos aspectos negativos a su vida. Descarada y sin pelos en la lengua, se pronuncia a favor de sus principios y pensamientos, ¡quizás pueda parecer por ello una mala persona, pero no hace más que hacer alusión a la verdad!

“Sabes que nunca supiste cuánto me amabas hasta que me perdiste. ¿Lo hiciste? ¿Sabes que nunca supiste cuánto me costaron tus gi**********? Bien, que te d**.

Puede sonar como que soy una p*** sin remordimientos. Pero a veces, ya sabes, tengo que llamarlo como lo que es”.

10/10



En teoría basada en una fiesta privada entre celebridades, que tuvo lugar algunos meses atrás, cuando comenzó la fase de composición de esta producción discográfica, “Illuminati” hace referencia hacia dicho término, generador de tanta polémica y que es atribuido con frecuencia a personas de fortunas millonarias, tanto del mundo del entretenimiento como de la moda, entre otros. Dentro de esta pista son mencionados, por ejemplo, Bill Gates, Beyoncé, la reina Elizabeth, Oprah Winfrey o Lady Gaga.

De la mano de Kanye West, concibe esta interesante creación situada en un terreno más Electrónico y considerablemente menos Mainstream, que podría definirse como uno de los momentos más insulsos de este nuevo disco, ¡y, a pesar de ello, goza de muchísima calidad!

“El ojo que todo lo ve está observando esta noche. Es lo que es, verdad y luz. El ojo que todo lo ve está observando esta noche: no hay nada que esconder, con secretos dentro. Es como si todo el mundo en esta fiesta estuviese brillando como los illuminati”.

8/10



La primera colaboración de la que podemos disfrutar siguiendo el orden cronológico de los temas del disco, así como el último tema publicado aquel 20 de diciembre del pasado 2014, no es otra que “Bitch I’m Madonna”, que cuenta con la destacada rapera Nicki Minaj como artista invitada.

Sin más pretensiones que la de hacernos disfrutar en las pistas de baile, es una de las más representativas canciones de la faceta rebelde que la Reina del Pop muestra a lo largo de este álbum. A pesar de que a primeras puede resultar, cuanto menos, grotesca y carente de todo interés, lo cierto es que es a partir de nuestra segunda escucha cuando comienza a engatusarnos con su sucia, agresiva y fantástica base y su magnífico pre-estribillo.

¡La intervención de la artista invitada sienta como anillo al dedo a una excitante y épica pista que merece, sin lugar a duda, convertirse en uno de sus cortes promocionales: imagino que coincidiréis conmigo en que ver un vídeo musical para este tema sería una experiencia de lo más memorable!

“Sí, beberemos y nadie nos parará, y besaremos a todo aquel que esté a nuestro alrededor. Solo quiero divertirme esta noche, explotar esta m***** esta noche”.

“Lo damos todo o vamos a casa, vamos a hacerlo toda la noche, nos trastornamos si lo deseas. Lo damos todo o vamos a casa, vamos a hacerlo toda la noche, nos trastornamos si lo deseas. p***, soy Madonna”.

10/10



Adentrándonos en el bloque de las otras tres canciones que vieron la luz de forma previa a su publicación, en concreto aquel 9 de febrero, tenemos ante nosotros otra de las proposiciones más bailables del disco, y es que las influencias tribales de “Hold Tight”, así como su apasionante Electrónica, no tienen desperdicio alguno.

Sin más complicaciones a nivel lírico que las de una relación que, afortunadamente, se superpone a cualquier tipo de circunstancia, y en la que predomina el optimismo y la seguridad de que todo lo que suceda tendrá un final feliz, lo cierto es que, en lo que respecta a su instrumental, no es un terreno que haya sido explotado en algún momento durante la carrera de la cantante. Su estribillo es uno de los más bravos momentos que podemos disfrutar en él y su grado de explosividad es simplemente apoteósico.

“Apóyate fuerte siempre que estés a mi lado. Apóyate fuerte, todo va a salir bien. Solo amor, solo amor esta noche. Como estrellas, ardemos brillantemente. Apóyate fuerte, todo va a salir bien”.

9,5/10



Son muchísimas las personas que creen que la Reina del Pop es una mujer fría, carente de sentimientos o de carga emocional alguna en su vida. Dichas acusaciones presentan contrastes con bastantes composiciones en las que nos abre las puertas a su corazón: pues, mis queridos lectores, con “Joan Of Arc” tenemos ante nosotros a una Madonna que se muestra más vulnerable y sincera que nunca.

A pesar de haber permanecido más de tres décadas en la industria fonográfica y de haber tomado sus propias decisiones, hay ocasiones en las que le resulta difícil anteponerse ante las malas críticas que, por parte de algunas personas, siempre le han perseguido, así como ante sus detractores. Por suerte, nosotros sus fans, suponemos su fuente de apoyo principal en dichos momentos de debilidad en los que cualquier palabra cargada de odio puede hacerle una cantidad considerable de daño.

Dicha especie de diálogo que establece con aquellas personas que de verdad alcanzan a comprender lo que significa para ella la letra de esta pista, se ve encubierta en un corte de tono acústico que, a pesar de su sutileza, desafortunadamente no logra encandilarme como a otros de sus  seguidores. ¡Pero no por ello no reconozco su grandeza!

“No quiero hablar ahora de eso, simplemente apóyame cuando mis ojos lloren. No soy Juana de Arco, todavía no, pero estoy en la oscuridad, sí.

No puedo ser una superheroína ahora, incluso los corazones de metal pueden destrozarse. No soy Juana de Arco, todavía no, solo soy humana. Cualquier cosa que se me ha hecho o dicho no significada nada porque estáis conmigo ahora. Incluso si el mundo me diese la espalda, podría haber una guerra pero no me hundiría”.

7,5/10



Grandiosa e icónica, contando en esta ocasión con la participación tanto de Chance The Rapper como de Mike Tyson, “Iconic” se posiciona como una de las más majestuosas joyas de “Rebel Heart”, siendo merecedora de convertirse en un single del mismo, ¡por supuesto!

Adoptando como estilos principales el EDM, o el House, nos hallamos ante una oda al amor propio y al no rendirse (a pesar de que distintas situaciones o la vida misma nos planteen asfixiantes dificultades), que nos invita a bailar de forma desenfrenada con una sonrisa a favor de nosotros mismos como personas. ¡Escucha a Madonna y no dudes por un instante que tu luz puede iluminar la vida de muchísimas personas y de que tienes capacidad de sobra como para comerte el mundo y alcanzar la felicidad!

Su estribillo, así como la repetición del título ofrecen un momento tanto oscuro como atrayente, ¡y no sería posible referirnos a esta pista sin hacer mención alguna hacia su pre-estribillo, qué maravilla!

“A un paso de perderte en la oscuridad, simplemente haz brillar tu luz como una bonita estrella. Enseña al mundo quién eres, quién eres: sí, hay una parte de ti que nadie ve, hay debajo de ti un ardiente fuego. Cariño, no sabes que estuviste destinado a ser, nacido para ser, destinado a ser icónico, icónico, irónicamente icónico”.

10/10



La injusticia amorosa, la falta de confidencialidad y los restos de un amor que en algún momento llegó a ser resplandeciente como el fuego, se unen para dar lugar a un corte desolador y esperanzador a partes iguales, “Heartbreak City”.

Una Balada de influencias Electrónicas mínimas en la que, mayoritariamente, es un piano el que acapara casi todo su protagonismo a nivel instrumental; a pesar de que no puedo evitar tener la sensación de que podría romper de una forma incluso más desoladora, transmite una infinidad de sentimientos, ya no solo por su mensaje, sino también por la delicada interpretación de la cantante.

Ignoramos si estaría dedicada a su ex-marido, Guy Ritchie, o basada en su fallida relación con el bailarín Brahim Zaibat, la cual habría afectado a M-Dolla más de lo que podríamos haber llegado a intuir.

“Tenías unos pocos secretos que nunca dije, y ahora todo el mundo habla, siendo yo la última en saberlo. Me hallo en el medio de una ciudad de desamor, porque me encuentro en medio de un mundo que no es bello. Tu inteligente juego se hizo con lo mejor de mí, pero no conseguirás lo que me queda, porque me hallo en la ciudad del desamor”.

9/10



Desconcertante, exótica y de influencias tropicales, la duodécima pista recibe el título de “Body Shop” y ha generado opiniones mixtas entre aquellos aficionados de la intérprete de temas como “Like A Prayer” o “Hung Up”.

Y es que, si bien puede ser difícil el asimilarla en sus primeras escuchas, es innegable que nos encontramos ante una delicia a nivel musical, cuyo ritmo palmeado y sus distintas incorporaciones instrumentales la convierten en una de las piezas más atractivas de todo el conjunto de “Rebel Heart”.

Como acostumbra en algunos de sus temas, y por primera vez en lo que llevamos de tracklist (aunque puedo aseguraros que no por última) nos cuenta las andadas de la artista en el jugueteo previo a un encuentro sexual con un hombre.

“Escuché que trabajas en una tienda corporal. Puedes mantenerlo a lo largo de la noche, puedes hacer lo que quieras, trabajando horas extra”.

“Puedes embellecer los faros, pulir el guardafuego, dar comienzo a la llama. Podemos salir de juerga”.

8,5/10



Hacía muchísimos años que no escuchábamos a Dita en su faceta más sexual (con canciones como esta, “Candy Shop” llega a convertirse en un corte meramente sensual y provocativo), y es que “Holy Water” nos trae al recuerdo aquellas polémicas propuestas líricas incluidas en “Erotica” (1992) como “Where Life Begins” o “Secret Garden”.

En esta ocasión, podríamos afirmar que la mayor parte de su gancho reside en la letra, en la cual hace alusión al sexo oral sin tabú alguno, ¡y con alguna referencia religiosa incluida: en este caso, comparando el sabor que produce dicha actividad en el sentido del gusto de su hombre con el del agua bendita. ¡Metáforas que solo podrían ser cantadas por Madonna, como podéis imaginar! La comparación resulta tanto estupefaciente como ingeniosa.

Sin embargo, a niveles generales (sin olvidarnos del Sample a uno de sus éxitos más míticos, “Vogue”) a pesar de sus intenciones, podríamos definirla como una de las propuestas más descafeinadas de este proyecto.

“Es como una droga, debería de ser ilegal. Cariño, deberías descender y beber mi precioso alcohol: pareces sediento, creo que lo necesitas.

Bésalo mejor, bésalo mejor, ¿no sabe a agua bendita? Humedécelo, humedécelo, ¿no sabe a agua bendita?”

“Hay algo que debes golpear, es sagrado e inmaculado. Puedo dejarte en las puertas del cielo, prometo que no es un pecado, encuentra la salvación adentrándote en lo más profundo, podemos hacerlo aquí, en el suelo…”.

7/10



“Inside Out”, una de los platos fuertes de “Rebel Heart”, consta de una atractiva composición de estilo Electrónico en forma de Mid-Tempo en la que, en contraste con el alto contenido explícito de su tema anterior, la cantante no busca más que una relación amorosa (con cierta carga pasional, como es imaginable) con el hombre hacia el que se dirige.

Con arreglos cuidados al más mínimo detalle y tratándose de una de las más bellas y acertadas interpretaciones vocales por parte de Madonna incluidas dentro del álbum, promete transformase en una de las canciones más memorables del disco en el futuro. ¡A niveles generales, no tiene desperdicio alguno!

“Quiero saber cómo eres, eres bello cuando estás destruido. Deja que tus muros desfallezcan al suelo, déjame amarte desde dentro hasta fuera.

Cada cicatriz que intentas esconder, los oscuros límites de tu mente…Enséñamelos, y yo te enseñaré los míos. Déjame amarte desde dentro hasta fuera”.

9,5/10



Finalizamos la Edición Estándar con la pista número 14, que durante su proceso creativo ha sufrido considerables cambios, tratándose finalmente de una preciosa Balada.

“Wash All Over Me” solo tiene dos protagonistas: un frágil piano y la voz de Madonna que, como todos sabemos, si bien no es equiparable a la de Céline Dion o Christina Aguilera, se caracteriza por su capacidad de interpretar distintos estilos con total soltura y por tener la capacidad de transmitir, con infinidad de matices. Pudiendo escucharla más pulida que nunca, ruega porque todo lo que el azar haya decidido (o lo que sus actos hayan ocasionado) se vierta sobre ella, sean cuales seas sus consecuencias, simplemente es necesario que suceda.

De nuevo, una profunda reflexión en la que intuimos un espíritu libre que busca escapar de una situación que no resulta ser la más óptima para sus deseos o para su satisfacción personal a nivel sentimental. Es sorprendente cómo esta pista consta de calidad tanto en su versión EDM como en la definitiva, ¡aunque dé la sensación de que podrían haberse dado ciertas mejores a nivel de sonido en su desenlace, es una formidable elección como cierre para el formato más pequeño del disco!

“¿Quién soy yo para decidir qué es lo que debería hacerse? Si este es el fin, deja que llegue, deja que llegue, deja que descienda, que descienda sobre mí. Como la corriente, déjalo fluir, deja que se vierta todo sobre mí, sobre mí.

Deja que se vierta todo sobre mí, sobre mí. Deja que se vierta todo sobre mí”.

“Todas mis ilusiones podrían desmoronarse en un segundo, podrías coser un hilo con una lágrima de mis ojos. Es una cruel injusticia el ser testigo de lo que veo, buscando las respuestas cuando se encuentra todo en frente mío. Desde la Torre de Babilonia, donde nada es lo que parece, voy a observar al sol descendiendo. Voy a huir de toda esta tristeza”.

8,5/10



No es otro tema que “Best Night” el encargado de dar comienzo a la Edición Deluxe de “Rebel Heart”, el cual trae hasta nuestros oídos a una Madonna que pasea y se desenvuelve con muchísima soltura en el terreno Urban, con considerables influencias sonoras de elementos tribales.

Y es que, conformando una de las pocas pistas del disco cuya producción podría calificarse como minimalista a niveles mínimos, nos encontramos ante toda una proposición amorosa, sobre todo carnal, en la que no pierde la compostura: o, mejor dicho, no se desata con el mismo énfasis que en otros momentos del álbum. Quizás podríamos acusarla de resultar algo insulsa...

“Pierde el control sobre ti mismo, podemos sentirnos salvajes, te mostraré lo que significa el sentirse vivo. Haré que esta sea la mejor noche de tu vida”.

“No tenemos que hablar tanto, te escucho cuando siento tu roce. Susurras en mis oídos, me haces sonrojarme, sentir el escalofrío si nos besamos. No te olvides…

No te aferres a todo lo que eran sueños para ti, todas las fantasías que tuviste. Simplemente haz lo que te gusta, ve a por ello. Cierra tus ojos y pide un deseo, sin remordimientos”.

7,5/10



Haciéndose un hueco como una de las piezas clave dentro de este nuevo conjunto e inmerecidamente destinada a convertirse en un Bonus Track (aunque este formato acapare un mayor protagonismo que el Estándar, con lo cual es un detalle sin mucha importancia), “Veni Vidi Vici” es toda una oda hacia la propia Madonna, basada en sus ya más de 30 años de carrera y en sus duros comienzos de forma previa a su inclusión en la industria.

Haciendo referencia a algunas de sus pistas más míticas, como “Into The Groove”, “Like A Prayer”, “The Power Of Good-Bye” o “Music”, podría definirse como el corte más autobiográfico y personal que podemos disfrutar a lo largo de todos los incluidos en este nuevo proyecto. Escuchamos a la cantante contando su historia, ya no solo dentro del mundo de la fama, sino de sus precedentes, que quizás no fueron del todo agradables: reconoce que algo le impedía prestar atención a todas aquellas críticas que tratasen de hundirla y que arriesgó tantísimo precisamente por el no tener nada que perder, ya que hubo momentos en los que no era una persona del todo feliz.

A pesar de ser la Ambición Rubia la intérprete principal, cuenta con la presencia del rapero Nas, cuya contribución es todo un acierto y resulta convertirse en un momento esencial dentro del tema en cuestión: ¡su instrumental, de lo más atractivo, se luce en especial durante la intervención del artista mencionado!

“Era intrépida como una traidora, tuve un sentimiento que no puedo explicar. No pude escuchar lo que la gente decía: llegué, vi, vencí.

Era insistente como una estrella polar, tenía una llama ardiendo en mi cabeza, nunca me rendí en la lucha en la oscuridad: llegué, vi, vencí”.

9/10



Si fuese lanzado el pleno 2015 algún tema para ser incluido en aquel “Erotica”, quizás la décimo-séptima pista sería la más indicada para ello: y es que “S.E.X.” es una de las más apasionadas composiciones que Madonna puede haber cantado en muchísimo tiempo.

Oscura, sucia y provocativa a partes iguales, es todo un desafío la mar de sensual a nivel lírico, toda una declaración de intenciones en la que, Dita (álter-ego cuya mención sienta como anillo al dedo a este tema) invita a un hombre a descubrir los más grandes placeres, que jamás recordará.

Con una producción exquisita y con una interpretación que solo ella podría llevar a cabo para un tema tan sexual (y con tanta gracia), es imposible no reparar en los pronunciados gemidos que realiza la artista en su desenlace, y en los inquietantes acordes de los últimos segundos, encargados de darle fin.

“Sexo…¿Qué sabes de sexo? Oh, Dios mío, estás muy caliente. Sostén mi cabeza y déjame alcanzar lo más alto. Oh Dios mío, empapados, adelante y atrás hasta que rompamos la cama.

Cuando leas mi mente, desciende y descúbreme: soy un libro abierto que permite que te adentres en mí. Quiero poner mis manos en tu cuello, te llevaré a un lugar que no olvidarás”.

8,5/10



Uno de los primeros títulos que se dieron a conocer durante el proceso de creación del disco fue el de una de sus pistas emblemáticas, “Messiah”, que supone a su vez una de las propuestas líricas de mayor calidad del mismo.

Envuelta en metáforas con las que busca hechizar el corazón de su amado, objetivo tan ansiado para ella, nos hallamos ante una frágil pieza que merece ser posicionada junto a otras grandes Baladas Pop orquestales que la artista haya creado con anterioridad: y es que, no hablamos únicamente de una pista vocal cantada con buen gusto y elegancia, sino, también, de una sutil y deliciosa producción que lo convierte automáticamente en un momento esencial dentro del conjunto de estos 19 temas.

“Soy la Luna, sin luz propia, tú eres el Sol, que mantiene su trono. Escucho a los ángeles susurrarme, buscando a las señas de que es él el hombre.

Iluminaré un farol aquí, en la oscuridad, creando mi camino hasta tu corazón. Pronunciaré un embrujo que no podrás deshacer, hasta que te despiertes y descubras que también me amas”.

9/10



Para dar por finalizada la Edición Deluxe (que se caracteriza, como se ha mencionado con anterioridad, por ser el formato protagónico del disco), como décimo novena pista, nos encontramos al primer tema que sufrió las consecuencias de los masivos procesos de filtraciones dados a lo largo de esta etapa discográfica: la homónima “Rebel Heart”.

Destacable, entre otros aspectos, por la hipnotizante interpretación vocal llevada a cabo por Madonna, quizás podríamos considerarla como una de las más emocionantes pistas incluidas en el disco al que pertenece, pero no podemos negar que todos echamos en falta aquellas influencias EDM y sus fantásticos coros en el estribillo de su maqueta inicial. Sin perder su tan característica esencia y, no obstante, todavía conservando su calidad, ha desembocado más bien en una clásica canción Pop cuyo principal recurso sonoro es una guitarra.

Suponiendo una meditación de su carrera a niveles generales y dando forma al concepto del disco en forma de música, se trata de una magnífica elección para dar cierre al álbum con el que comparte nombre, ¡a pesar de sus diferencias, nos deja con un sabor de boca muy, pero que muy agradable!

“Entonces fui por la carretera que menos había sido recorrida y apenas logré salir con vida. De algún modo, sobreviví a través de la oscuridad, con firme amor. Lo supe desde el comienzo, adentro en la profundidad de mi corazón rebelde.

He pasado algún tiempo siendo narcisista, escuchando a los demás decir «¡mírate, mírate! Intentando ser tan provocativa» a lo que yo decía «sí, esa era yo». Todas las cosas que hice solo para ser vista…”.

8,5/10



Trece álbumes de estudio, tres bandas sonoras, seis recopilatorios y una extensa carrera de más de tres décadas, la cual la ha convertido en la artista femenina de mayor éxito comercial de la historia de la música y ha servido de precedente para su transformación en uno de los más grandes iconos de la cultura popular tanto del siglo XX como del XXI, avalan la carrera de Madonna, una mujer cuyas creaciones (como es natural, destacando unas sobre las otras) constan de una más que incuestionable calidad.

Coronada justamente como la Reina del Pop, siempre se ha caracterizado por desatar numerosas polémicas, en especial debido a su imagen artística, sus pensamientos liberales o su capacidad de decir “no” ante distintos patrones, estereotipos o tabúes que han definido a nuestra sociedad en las últimas décadas, y contra los cuales siempre ha intentado combatir, tanto a favor de la igualdad de género, como de la diversidad sexual, entre otras causas varias. Son gigantescos los reconocimientos que deberían de serle atribuidos al haber sobrevivido durante tanto tiempo a una industria que, casi siempre, ha sido y se encuentra manipulada bajo el dominio de los hombres: tanto por haber insistido en la libertad creativa y de expresión como por haber llevado a cabo todos sus propósitos (la mayoría de ellos, artísticos) sin importarle absolutamente nada la opinión de terceros, habiéndose tenido a ella misma como guía y como clara referencia para moldear y lanzar sus proyectos sin el mayor fin de satisfacer su creatividad y, por supuesto, su reconocida ambición.

Tras haber roto esquemas con respecto al derecho de expresión dentro de la música a nivel sexual, político o religioso, esta vez hace frente a otro obstáculo, el cual, si bien ha acaparado un mayor protagonismo en los últimos años (en lo referente a su imagen de cara al público), nunca había repercutido tan intensa e injustamente a la hora de valorar su material discográfica (el cual está recibiendo calificaciones mixtas, pero son algunas de ellas las que hacen hincapié en aspectos que distan muchísimo de influir en la percepción de la música): la discriminación por edad. “¿Acaso estás destinado a, literalmente, morir cuando cumples los 40?”, citaba la artista a comienzos de los 90 en una entrevista: años después, podemos experimentar y  comprobar que no andaba muy desencaminada. Resultados comerciales aparte (puesto que, como es sabido, su éxito reside en sus giras y espectáculos), no podemos negar que es más que destacable el hecho de que, a sus 56 (y casi 57 ) años, después del tiempo que ha permanecido en el mundo de la música, continúe lanzando y creando temas de calidad que verdaderamente merezcan la pena y sean capaces de sorprender a aquellos que los escuchen, ¡no es tarea fácil!


A pesar de que sería muy complicado que lograse volver a originar una producción discográfica a la altura de “Ray Of Light” (su indiscutible obra maestra, perseguida muy de cerca tanto por “Erotica” como por “Confessions On A Dance Floor”), lo cierto es que la evolución con respecto a sus dos últimos proyectos es, cuanto menos, notoria: “Hard Candy”, una interesante y adictiva propuesta R&B, incluso con sus grandes aciertos, no se hallaba a la altura de prácticamente todos sus predecesores (aún pudiendo considerarlo como el peor disco de su carrera, no es para nada un trabajo carente calidad) al igual que “MDNA”, una sólida y explosiva combinación (quizá infravalorada por una cantidad considerable de sus seguidores) que, si bien contenía algunas de sus mejores pistas creadas, dista de considerarse una de las más maravillosas producciones de Madonna. 

Y es que, trascendiendo distintos géneros, desde la Balada Electrónica que es “Ghosttown”, pasando por los elementos asiáticos de “Body Shop”, el Dancehall y las influencias de Reggae en “Unapologetic Bitch” o el Pop como tal de “Rebel Heart”, es bastante amplio el abanico de estilos que nos podemos encontrar dentro del mismo, ¡sin olvidarnos de la diversificación de sentimientos que podemos intuir en todos sus temas, y es que muestra por un lado, tanto la faceta más rebelde de la cantante, como la más emocional y vulnerable! Es por ello por lo que podríamos calificar a esta colección de pistas, dentro de su trayectoria, como una de aquellas que gozan de mayor variedad.

Quizás el mayor “pero” que se le podría achacar es la sensación que puede ocasionalmente crear la distribución de cortes, quizás la mayor responsable de que (en algunos momentos) sintamos que la intensidad del álbum decae conforme vamos avanzando en el mismo, puesto que, en cierto modo, sus más atractivas propuestas se encuentran situadas al inicio del tracklist. Digamos que la segunda parte del mismo se caracteriza por su necesidad de ser digerida más delicadamente y con un mayor grado de paciencia, ya que nuestras percepciones sobre las mismas variarán a lo largo del tiempo, más tarde o más temprano.


"Rebel Heart" reafirma a la intérprete como una artista capaz de seguir re-inventándose, de atravesar distintos límites, de explorar territorios sin precedentes en su carrera, con el fin de sorprender y tratando de innovar, quizás no creando o dando lugar a nuevas corrientes, sino adaptándolas con mucho entusiasmo a su propio estilo. Ofrece un resultado de lo más satisfactorio, tanto a nivel musical (puesto que todas, o la inmensa mayoría de las pistas tienen algo que aportar) como personal, puesto que es una auténtica demostración de que (a pesar de que ya estaba en nuestro conocimiento, quizás a juzgar por sus dos últimas producciones resultase algo cuestionable) Madonna todavía tiene mucho que ofrecer, y se reafirma en sus brillantes capacidades con nada más y nada menos que 24 pistas inéditas.

Su edición Súper Deluxe contiene "Beautiful Scars", "Borrowed Time", "Addicted" (la más destacable de las cuatro, y en la que es más que notoria la relevancia de Avicii como productor en la fase inicial del proyecto) y "Graffiti Heart", ¡así como "Autotune Baby", una curiosa y divertida canción perteneciente a alguna que otra edición del disco en su formato físico en concreto! Son muchísimas las pistas a destacar (quizás haciendo una especial excepción a la homónima "Rebel Heart" por sus no tan acertadas y definitivas modificaciones), y es necesario hacer mención a todos y cada uno de los artistas colaboradores del álbum (entre los que se encuentran los productores del mismo, como Diplo o Ariel Rechtshaid), cuyas aportaciones en las pistas a las que pertenecen resultan imprescindibles (Nicki Minaj, Nas, Chance The Rapper y Mike Tyson). Nos hallamos ante muchas de las mejores pistas creadas hasta la fecha por la Ambición Rubia, como lo son "Living For Love", "Devil Pray", "Inside Out", "Veni Vidi Vici", "Messiah" o "Bitch I'm Madonna"; a nivel personal, destacaría en concreto, tanto "Iconic" como "Unapologetic Bitch" como "Ghosttown" que, en definitiva, es para mí, la auténtica joya de este inédito disco.

Aplaudamos a la Reina del Pop por su admirable desenvoltura artística, en lo que respecta a todas y cada una de las canciones de las que, al fin, podemos disfrutar. Descubrid vuestra rebeldía y dejaros llevar por vuestro corazón porque, mis queridos seguidores, "Rebel Heart" es un álbum magnífico que merece todo aquel reconocimiento del que pueda gozar y más. ¡Mi más sincera enhorabuena, Madonna!

85/100
Continuar leyendo